Nuestra experiencia con el carnet de conducir

¡Volvemos a vernos! Hoy en nuestro blog de pareja, vamos a hablarlos de nuestra experciencia con la L. ¡Esperamos que os guste!

Quizás aun ni os habéis planteado sacaros el carnet de conducir, o sí pero no sabéis cuando empezar a hacerlo, otros estaréis estudiando para el teórico, o ya estáis haciendo prácticas de coche. También puede ser que ya hayáis subido a examen y hayáis suspendido, o simplemente, ya tengáis el carnet de conducir.

Sea cual sea tu situación, nosotros hoy venimos a contaros nuestra experiencia con el carnet de conducir.

Sònia

El verano del 2015, con 19 años, me inscribí en la autoescuela de mi pueblo para empezar con el teórico. Ese verano coincidió en que empecé a trabajar y se me hizo díficil estudiar. Al final, como no tenía tiempo para nada lo acabé dejando para otro momento.

Fui dejando pasar el tiempo hasta que fue Octubre y decidí volver a ponerme a ello muy en serio para sacármelo rápido. Estuve el mes entero haciendo test sin parar hasta no hacer ni un fallo. Cuando creí que estaba lista, la autoescuela me apuntó para el primer examen de Noviembre. Tuve que levantarme muy pronto, me llevaron hasta la zona de examen, esperé a que nos llamaran, nos repartieron el examen, lo hice y al día siguiente me dieron la buena noticia. ¡¡Estaba aprobada!! Hice tres fallos de las 30 preguntas.

Una vez sacado el teórico, me tocaba lo que realmente se me haría más largo de lo que me había imaginado. Iba a hacer las prácticas en la misma autoescuela cuando un día por Badalona, donde vive Ángel, vimos que al lado de su casa había una autoescuela con las prácticas mucho más baratas. Al final, sin pensarlo mucho, me cambié de autoescuela y me apunté a X-Libre. Primero porque prefería hacerlas y practicar antes por Barcelona que en Vilafranca, y segundo por lo que me ahorraba.

Empecé en Enero del 2016 con el pack de 20 prácticas más examen. Al principio solo fui por Badalona, hasta que el profesor vió que estaba preparada y me llevó por Barcelona. Cuando las hacia por Badalona solo eran de 1 hora, pero cuando empecé a bajar a Barcelona eran 2 horas de prácticas, por lo que, tuve que pagar más practicas aparte de las del pack. Fueron pasando los meses hasta que llegó el mes de Julio y quise subir a examen. Si suspendía ese examen me tocaba esperar todo el mes de Agosto para volver a subir en Septiembre.

1r examen: Me tocó la zona de la campana. Creo que fue de los mejores exámenes que hice. Estaba poco nerviosa y me conocía bastante bien la zona. Fui la segunda en hacerlo. Lo hice todo bien hasta el final que llegué a una rotonda enorme, e hice mal en meterme por dentro, así que se me hizo difícil salir por la salida que me pidieron. Volví a dar otra vuelta, pero justo se puso un autobús al lado mío, empecé a ponerme nerviosa y tuvieron que cogerme los pedales para frenarme ya que sino nos rozábamos. Suspendida.

2º examen: Subí a finales de Octubre y fue el peor examen que hice o mejor dicho el más corto. Me tocó en la zona de Montjuic y me puse tan nerviosa por pensar que si suspendía me iba a tocar renovar papeles, que suspendí. Nunca se me había calado tanto como ese día… Duré 5 minutos.

3r examen: Subí a principios de Enero del 2017. Me volvió a tocar Montjuic y aun que no hice mal el examen, llegue en una rotonda para el final y sin fijarme y con las ganas de aparcar ya, me salté un paso de peatones en el que justo iban a cruzar. Me tocaron los pedales y suspendida de nuevo.

4º examen: Subí en Febrero y me volvió a tocar Montjuic. Quise subir la primera para sacarme de encima la presión que llevaba. Fue la vez que subí más insegura de mi misma. Los anteriores suspensos me hicieron tener miedo tanto a los exámenes como a conducir. Hice un examen de unos 30 minutos en el que acabé suspendiendo por varias faltas, una de ellas por no girar cuando se me pedía.

5º examen: Subí el 23 de Marzo, otra vez en Montjuic. Aun que sentía la presión de que debía aprobar ya, fui concentrada, tranquila y segura de mi misma. Hice un examen casi perfecto de unos 25 minutos en el que me tocó aparcar en la campana. Solo aparcar me bajé del coche esperando que me dijeran ya si había aprobado, ¡¡y así fue!! Por tonta me emocioné y todo, al día siguiente fui a buscar la L que tanto tiempo estuve esperando.

Con esto quiero decir que no tiréis la toalla nunca. Mi consejo es tener paciencia, ir sin prisas, que tarde o temprano se consigue. Y al final no os acordaréis de todo lo que habéis pasado, sino de los siguiente más importante… ¡El coche!

PicsArt_03-26-01.31.34

Ángel

Se abrían nuevos horizontes en mi vida y vi el carnet como una oportunidad para seguir madurando y ganar independencia.

El teórico fue un simple trámite o un examen más, aprobé a la primera con 0 fallos y la motivación siguió in crescendo sabiendo que iba a practicar al volante y que la L estaba más cerca. 

Las dos primeras se me hicieron difíciles por el gran número de movimientos y el gran nivel de atención que le conllevaba a un novato pero a partir de ahí fui progresando hasta que cuando llevaba 17 prácticas decidí subir a examen…¡craso error! 

Apenas subir al coche arranqué sin cinturón y a los 5 minutos me salté un semáforo en una gran rotonda de Barcelona.

Tras el mal trago y hacer 5 prácticas más subí otra vez a examen y la verdad que no fue mal, aguanté el tipo media hora sin cometer ningún error. El examinador me dijo que aparcara y busque un sitio (bastante pequeño) y lo hice. Hasta ahí bien. Cuando aparqué me convencí a mi mismo de que todo había acabado pero de repente el examinador me dijo que me incorporara que quedaban unos “minutillos” de examen y me convertí en un manojo de nervios, al maniobrar en el pequeño aparcamiento puse marcha atrás en lugar de primera, y me subí al bordillo..¡Descartado!

El tercer examen vino tras 3 prácticas y fue el más difícil para mí, en una rotonda gigante no encontré la salida y me equivoque dos veces…pero me lo perdono. Al llegar a la zona de examen(una calle) me dijo que aparcara en un vado minúsculo con una furgoneta de pintores trabajando que ocupaban un trozo y decidí dejarlo en doble fila. Tuve que repetir pero la verdad que no fue mi día.

A la cuarta vino la vencida tras un examen sin problema. ¿Cuáles fueron las claves? Seguridad, atención y suerte.

Al año y medio de conseguir la L conocí a Sonia y le recomendé una buena autoescuela, a ella también le costó a pesar de que se le da muy bien , pero le ayudé en todo lo posible y ahora… ¡Ya la tenemos los dos!

Si te ha costado como a nosotros sigue estos consejos:

  • Piensa que conducir es algo social y todos hemos pasado por la prueba.
  • Previo al examen no tomes tranquilizantes ni nada por el estilo ya que alteran tu nivel de atención y soltura.
  • Aunque el coste sea mayor, haz las prácticas que necesites. ¡No te precipites!
  • Tomate tu tiempo para pensar en el examen, a veces 2 segundos de reflexión pueden evitar una mala decisión.
  • La prioridad de análisis es lo que pasa fuera y no dentro del coche, el examinador es antagónico, la circulación es prioritaria.
  • Ves con calma y no tires la toalla, conducir es relativamente fácil lo complicado es analizar el entorno y actuar sin nervios.

Esperamos que te sirva nuestra experiencia, ¡hasta este miércoles!

De azúcar

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s