DIEGO Y MARIANA – SWINGERS

¡Buenos días! Hoy os traemos a Diego y Mariana de México, una pareja swinger. Para aquellos que sientan curiosidad por este mundo, tienen su contaco más abajo. Esperamos que os guste la entrevista. 

– Para vosotros, ¿qué es exactamente ser swinger?

El swinging es una práctica que consiste en incorporar a otras personas a la vida sexual de una pareja estable.

– ¿Como os surgió la idea de serlo?

La idea nos surgió hace mucho tiempo. Éramos muy jóvenes y empezamos a probar muchas cosas en el terreno sexual. En algún momento, empezar a swinguear fue una más de las travesuras que hacíamos juntos. Durante muchos años, entrábamos y salíamos del ambiente sin definirnos propiamente como swingers, pero hacíamos traversuras con frecuencia. Nos asumimos como tales cuando éramos adultos y bien seguros de estar juntos, y cuando descubrimos que el estilo de vida era una parte muy importante de nuestra vida en pareja.

– ¿Cómo reaccionasteis al ver que vuestra pareja aceptara la idea?

Hasta la fecha discutimos quién tuvo la idea, pero en el momento en el que se nos ocurrió, nos gustaba tanto experimentar cosas nuevas, que probar con el swinging no sonaba escandaloso para ninguno de los dos. Era un paso lógico y bastante normal, como si una pareja que siempre hizo deporte juntos, un día se le ocurriera probar con el basquetbol o con el tenis. Esa clase de prácticas siempre fueron para nosotros, incluso cuando todavía eran nuevas, un claro ¿por qué no?

– ¿Cómo fue vuestra primera experiencia?

Fue bastante sórdida. Fue una reunión en un departamento nada lindo en una zona nada linda con gente mucho mayor que nosotros. De todas maneras, algo hubo de atractivo en el asunto, que hasta lo seguimos intentando. Esa historia la contamos con más detalles aquí: En el principio fue el Tiempo.

– ¿Habéis sentido celos de vuestra pareja mientras experintaba con otras?

Los celos son parte natural de la experiencia. Algunas veces nos han ocurrido, pero tenemos muy claro que nada de lo que hagamos puede incomodar o dañar a la persona que amamos. Esa es la prioridad. Si uno de los dos se siente lastimado o molesto en cualquier forma, suspendemos todo. Para hacer esto hay que ser muy claros en lo que queremos y en lo que no queremos. De tal suerte que si Diego se siente celoso, debe hacérselo saber inmediatamente a Mariana. Ella hará lo que sea necesario para que Diego no se sienta así. De la misma forma, si Mariana se siente insegura, se lo hace saber a Diego. Él no pregunta, sólo atiende la necesidad de su mujer.

De todas formas, es importante distinguir. Algunas ocasiones, lo que llamamos “celos” es más bien envidia disfrazada. Cuando decimos que nos sentimos celosos de que nuestra pareja esté, por ejemplo, bailando con otras personas, lo usual es que lo molesto sea, más bien, que la otra persona la pasa bien y yo no. Si el segundo también estuviera bailando o divirtiéndose, probablemente no repararía en la atención que el primero de a otros o a otras. Esos celos, casi siempre ocurren cuando alguno de los dos miembros de la pareja se siente abandonado, desatendido.

Nosotros evitamos esa emoción. Primero, porque nuestra prioridad es que el otro esté feliz, y disfrutamos de presenciar esa felicidad. Es raro, en ese sentido, que tengamos envidia de la persona que amamos. Segundo, porque todo lo que hacemos (dentro y fuera del ambiente swinger) lo hacemos en relación al otro, lo hacemos para compartir con nuestra pareja, y nuestra relación es el principio y fin de cualquier aventura. Por eso, es muy difícil que alguno de nosotros se sienta excluido o desatendido.

– ¿Alguna mala experiencia?

Varias, y de todo tipo. De todas maneras, en el balance general, salimos ganando mucho más experiencias muy buenas. También hemos descrito nuestros malos momentos en nuestro blog. Se pueden leer en este par de artículos:

Los peores momentos de nuestra vida swinger

Los peores momentos de nuestra vida swinger 2

– Cosas positivas y negativas que os haya aportado haceros swinger

Fuera de esas no malas experiencias: cosas negativas, nada.

Cosas positivas… un millón. Nos hemos aprendido a comunicar mucho mejor. Tenemos, todo el tiempo, refuerzos que nos recuerdan los mucho que nos queremos y lo importante que somos el uno para el otro. Sexualmente, tenemos una variedad con la que muchos ni siquiera sueñan, y gracias a esa variedad hemos aprendido mucho sobre lo que nos gusta, nos excita, nos mueve o nos funciona. Tenemos una vida social de lo más divertida, y en este estilo de vida hemos conocido a muchas de nuestras más entrañables amistades.

– ¿Cómo ha cambiado vuestra relación? (antes y después)

Es muy difícil definirlo así, porque como pareja crecimos dentro del swing. Nos conocimos a los dieciocho, empezamos a swinguear como a los veinte y, a nuestros casi cuarenta, todo lo que sabemos sobre relaciones de pareja lo hemos aprendido juntos. Nos podemos comparar, eso sí con muchas parejas de amigos civiles (no sw), y no tenemos miedo en decir que somos mucho más felices y funcionales. Nuestros pleitos, casi nunca son por nimiedades como ocurre con casi todo el mundo. Tenemos altísimos niveles de confianza entre nosotros. Nuestra vida sexual tiene altibajos como la de los demás, pero la aderezamos entre los dos y no necesitamos escondernos para fantasear o para llevar a cabo esas fantasías. Somos extraordinariamente cómplices, y aunque conocemos infinidad de parejas exitosas, estamos seguros de que pocos tienen lo que nosotros hemos construido. Es complicado separar lo que sacamos de swinging y lo que construimos con el tiempo. Todo es una combinación de muchos factores, pero de que nos funcionó. Nos funcionó.

– Hemos visto que habéis acudido a fiestas swinger, ¿cómo son? ¿Alguna a destacar en particular?

Hemos ido a millones y las hay de todo tipo. En una fiesta swinger, como en una civil, se baila, se bebe y se socializa. Eso, es bastante estándar. La diferencia está en que cuando alguna quiere hacerlo, puede bailar quitándose la ropa sin que su seguridad o su reputación corran riesgo.  Cuando otros quieren pueden tener sexo, y eso a nadie le molesta ni le escandaliza. Si alguien le gusta una persona puede acercarse sin temor a hablar con él o con ella. Lo peor que puede pasar es que le digan que no, pero nadie siente herida su autoestima y nadie se burlará con quien lo intente. La diferencia principal está en que nadie insiste y nadie acorrala a nadie. Un hombre puede preguntar con toda franqueza: “te puedo dar un beso”. Y una mujer puede constestar con toda franqueza “sí” o “no” sin temer por represalias, insistencias, groserías ni violencia de ningún tipo. La sociedad swinger es el espíritu de la civilización, todos hacen lo que quieren siempre y cuando no atenten contra la libertad de los demás. Sería difícil decir eso de otros lugares.

En casi todas las fiestas swinger hay playrooms, cuartos acondicionados para tener sexo en pareja o en grupo. Son sitios muy excitantes, y muchas veces, sólo estar ahí es suficiente para subir las hormonas al cielo. Nada es obligatorio y hay mucho espacio para la imaginación. Es muy común que en este tipo de fiestas, la gente se esmere en sus vestuarios y se atreva a usar ropa o disfraces que no podrían (o no querrían utilizar en ninguna otra parte)

– ¿Qué perfil buscáis en especial para elegir parejas?

Casi siempre buscamos parejas que se parezcan a nosotros; que disfruten la plática, el vino y la comida. Que conversen sobre viajes, o televisión o libros, pero que tengan temas. Nos gustan las personas educadas y consideradas que tengan claro, cuando se comunican con nosotros, que lo están haciendo con un par de seres humanos. Nos atraen aquellos que, aunque sean tan sexuales como nosotros, no parezcan hambrientos por enfundarse en cualquier cama.

– Por último, ¿algún consejo para futuras parejas swinger?

No den pasos que no quieran dar. Vayan siempre al ritmo del que va más lento. La información nunca está de más. De hecho, mientras más, mejor. Por eso nos hemos dado a la tarea de escribir tanto. Tenemos un blog: Jardín de adultos, en el que contamos nuestras experiencias y damos mucha información sobre el lifestyle y el erotismo. Mariana tiene un canal de YouTube: Mariana no da consejos, en el que cuenta sus aventuras y reflexiones en el ambiente swinger y escribimos un manual que está disponible en Amazon. Se llama: Breve Manual para Swingers, y parejas que quieren probar. Nuestra intención era hacer una guía para novatos y hacerle más fácil el camino a quienes se empiezan a animar. Este estilo de vida nos ha traído muchas cosas buenas, y queremos compartirlas con quien esté interesado. La recomendación es, entonces, infórmense. Mientras más sepan, mejores serán las posibilidades de que sus primeras incursiones sean gratas.

Hasta aquí con ‘Jardín de adultos’, ha sido un placer contactar con ellos. Para cualquieri duda aquí os dejamos su información de contacto:

FACEBOOK    TWITTER    GOOGLE+    PINTEREST    BLOG

CORREO ELECTRÓNICO: juegodemanos@yahoo.com

¡Feliz miércoles!

De Azúcar

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s